Jueves , 14 diciembre 2017
NO TE PUEDES PERDER...
Surface 3: Análisis de su situación en 2014. ¿Èxito o fracaso?

Surface 3: Análisis de su situación en 2014. ¿Èxito o fracaso?

Este año ha sido uno de los más importantes y relevantes para Microsoft y su tablet Surface Pro 3 ha sido una de las principales causas de esta eclosión. Parece que fue ayer pero han pasado casi seis meses desde la salida al mercado del mejor dispositivo portátil de los de Redmond. La tablet ha estado recibiendo numerosas actualizaciones, prácticamente todos los Martes de cada semana, corrigiendo todo tipo de errores y añadiendo otras mejoras en el rendimiento.

Dicho esto, nos queda saber qué tal le va a Surface, cómo se ha vendido y qué ha supuesto para la gigante norteamericana.  Pues bien, actualmente Microsoft tiene dos modelos de su tablet en el mercado, la versión 2, que ya sólo es posible obtenerla por otros distribuidores y la 3, cuya compra es posible tanto online como en grandes superficies. Su diferencia de precio, lógicamente, es ostensible. La versión antigua puede obtenerse por unos 300-400€ al cambio, dependiendo del hardware. En cambio, la de 2014 parte de los 900€ en adelante.

Pese a que la Surface 2 es aún una buena tablet, queda muy atrás en cuanto tamaño, grosor y potencia ante su hermana mayor. Su situación en el mercado es claramente residual y podríamos decir que sus horas están contadas. Aún así, recomendamos su compra si no puedes permitirte el elevado precio de la nueva generación. El dispositivo cumplirá prácticamente en todas las situaciones de exigencia. Otrora, el momento de la Surface 3 es radicalmente opuesto y es la gran baza de Microsoft para estas Navidades y todo indica que seguirá su buen número de ventas, cercanas a los 900 millones de dólares en el último cuatrimestre, aunque quizá de manera algo lenta, para 2015.

Y es que para los de Redmond la Pro 3 es el dispositivo que por fin ha devuelto la credibilidad perdida (con tanto merecimiento) en el mercado como fabricante de hardware para PC, con un número masivo de análisis positivos del terminal en webs especializadas de todo el planeta, con numerosos ratings de 4.5 y 5 estrellas de valoración.

Y eso que no es perfecta. Aún persisten sus errores en la conexión WiFi, y eso que no han cesado las revisiones constantes del sistema. Tampoco nos gusta del todo su funda con teclado, pues la seguimos viendo excesivamente fina y con peor manejo que cualquier teclado de un portátil. Su stylus es maravilloso, aunque aún necesita que posea una mayor personalización para funciones específicas de cada botón. No es tan difícil Microsoft. Si lo hace un Galaxy Note3…

Esto tampoco debe empañar la enorme calidad en cuestiones de potencia, calidad de la pantalla, materiales y la maravillosa optimización en el mundo profesional con Adobe y otros programas de productividad. Y si a esto unimos la llegada de Windows 10 para otoño de 2015, el futuro de la tablet es aún más prometedor. Nuevas características como Continuum, el nuevo sistema con el que se cambia de modo tablet a portátil con sólo un click junto al gran conjunto de mejoras que traerá Windows 10, harán de la Surface un producto, en teoría, casi perfecto en calidad y rendimiento. Lo que ya no es teoría, sino una realidad palpable, es que Surface ha venido para quedarse.